Dime cuánto sumas y te diré lo que vales

¿Cuánto vales? Dime, ¿qué precio te pondrías? Son preguntas que me hago todos los días, porque son necesarias, porque hay que hacérselas. Dime tú cómo puede ir alguien por la vida sin saber su valía; ciego, como poco, ¿no? Es como ir palpando a tu alrededor con los ojos vendados: puedes encontrar la salida, o puedes darte de bruces contra la pared.

Cuando no sabes lo que vales tampoco sabes lo que es bueno o malo para ti. Bueno, crees que lo sabes, pero lo más probable es que no des una. Si uno piensa que es poco valioso, por poner un ejemplo, normalmente cree que otros tienen más valor; y eso no siempre es así. Pero lo peor de todo, lo más peligroso, es que cedes a otra persona la capacidad de añadirte o quitarte valor. Porque la percepción del valor de los demás también se distorsiona si la percepción de nuestro propio valor está alterada, y eso puede acabar muy mal.

Ese valor se puede sumar o restar. Sí, porque en esto de los valores hay dos tipos de personas: los que suman y los que restan. Uno no vale más porque otros le otorguen esa valía; uno vale más porque suma valor a otros, porque hace que otros se sientan más valiosos. Eso no lo hace grande; lo hace enorme.

En el caso inverso, alguien poco valioso es alguien que resta, que hace que otros se sientan más miserables. Típico caso de persona tóxica. El auténtico valor cero es él, por mucho que se empeñe en hacer creer lo contrario. Aunque multiplique, el resultado será siempre cero. Matemática básica.

Pero, ¿cómo se puede responder a esas preguntas del primer párrafo? ¿Cómo se puede saber el valor de uno mismo? Mira a tu alrededor, ¿qué ves? ¿Eres de los que suma o de los que resta? El impulso para ser mejor, para valer más, debe venir de la necesidad de uno mismo de añadir valor al mundo. El pensamiento sinérgico debería mover nuestras acciones. Pero en vez eso, lo hace el egoísmo, esa pequeña pero gran asignatura pendiente del ser humano.

En resumidas cuentas, no te puedo dar la fórmula de la felicidad que te otorgue el valor que mereces. Tampoco es la intención de este artículo. Sólo pretendo hacerte pensar, que para mí ya suma mucho. Porque el valor que tienes depende del valor que te des tú mismo en función de las sumas o restas que vayas haciendo por ahí. Y nadie más puede decirte lo que vales, porque sólo tú llevas esa cuenta.

Anuncios

2 comentarios en “Dime cuánto sumas y te diré lo que vales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s