Ejercicio: Un ataque de nervios – Chelsea y Keith

Después de meditarlo, he decidido crear una nueva sección. “Ejercicios creativos” son ejercicios de creatividad, fragmentos que voy inventando cuando me bloqueo y se me esconden las musas. Estos ejercicios se pueden encontrar en cualquier rinconcito de internet, y son de gran ayuda. No tiene por qué tener sentido; no tiene que seguir ninguna lógica. Pero es divertido, y a veces salen cosas interesantes, ¡pruébalo! 😉

  • Creo que no te sigo… -comentó Keith, toqueteando ansioso todas y cada una de las ballestas, berettas y demás armas que acababan de descubrir en el arcón secreto de Henry.
  • Que eres el tío más gilipollas y egoísta que he conocido en mi puta vida, -respondió Chelsea con cierto aire de reproche, -¿me sigues ahora?
  • ¿Y cuándo no lo he sido para ti, Chels? -Preguntó con socarronería, dirigiendo sus ojos claros directamente a los de la chica.
  • ¿Y cuándo no te has comportado como tal con nosotros, Keith? -añadió la chica, clavándole sus pupilas como alfileres, ahora incendiadas, en las pupilas de él.

Un incómodo silencio se hizo entre los dos amigos.

  • ¿Sabes? -rompió él con una media sonrisa de desgana – Me pregunto todos los días cuándo fue el momento exacto en el que empezaste a odiarme.
  • No he podido odiarte ni un solo día en estos últimos cuatro años -confesó Chelsea, dirigiendo la mirada al suelo. -Lo intenté, créeme. Pero no pude. Supongo que, de alguna forma, sólo quería que volvieras.

La expresión de Keith se desarmó por un momento. Tragó saliva con dificultad, apretó los puños y la mandíbula, recomponiéndose, y entonces añadió:

  • Tampoco fuisteis a buscarme.
  • ¿Buscarte? -Chels entrecerró los ojos e interpuso un par de pasos de distancia entre ellos dos. -¡¿Así que ahora teníamos que haber ido a buscarte?! -bramó.
  • No, yo no he dicho que…
  • ¡Desapareciste, cabrón! ¡Yo confiaba en ti! ¡Eras mi jodido hermano! ¡Y te fuiste! -lo cortó de golpe.

Keith adoptó entonces esa expresión fría y segura con la que solía maquillar su rostro cuando la verdad del otro le dolía demasiado.

  • Sabíais de sobra que eso pasaría tarde o temprano. -comentó totalmente sereno.
  • ¡No! -gritó Chelsea, apuntándole con el dedo. – ¡Si hubiera tenido la más remota idea de que querías marcharte, me habría ido contigo, joder! -las lágrimas rebosaban de sus ojos y comenzaban a precipitarse por sus redondeadas mejillas. -¡Pero estabas tan ocupado en ti mismo que se te olvidó que los demás también tenemos opinión!

Chelsea se giró bruscamente para que no pudiera verla llorar. No iba a darle ese privilegio, y menos aun cuando lloraba por su culpa. Keith siempre le había parecido ese tipo de persona incapaz de apreciar el valor de las cosas. Y no dejaba de resultarle irónico viniendo de alguien que lo había perdido prácticamente todo a tan temprana edad. Para ella, esa fe ciega que había depositado en él tiempo atrás estaba ahora completamente desahuciada. ¡Y pensar que hubo un día en el que hubiera creído hasta la última palabra de ese mentiroso crónico! Se preguntaba dónde había quedado el Keith que ella conoció, el que se quedaba entrenando a su lado de sol a sol para que Henry no la descartara como guardiana. Él fue el único que creyó en ella desde el principio, cuando nadie más lo hacía. Y ahora estaba a punto de cruzarle la cara de un puñetazo. Esa cara de quien es guapo y lo sabe, y además le importa todo un carajo, porque tampoco tiene nada que perder. Esos ojos de quien ya ha visto demasiadas cosas para los años que carga a su espalda; esos labios de quien ya no tiene nada que decir, al menos nada que consiga redimirlo. Esa mirada que esconde la pena que llena de herrumbre su alma; esa sonrisa soberbia que devora sin piedad cada una de tus inseguridades. Sí, esa cara de quien está solo, hundido y completamente hueco por dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s